La celda

Imagen: GG-arts

Por Oscar Valentín Bernal

Día 1

Los sonidos se colaban en los oídos de Johan como una amalgama de cacofonías ininterrumpidas que ascendían desde sitios desconocidos hasta su cerebro, donde los pensamientos saltaban hacia adelante y hacia atrás, en intervalos irregulares de tiempo que parecían luchar sin mucho éxito por lograr recuperar algo de coherencia sobre la realidad. Le dolía la cabeza, sentía la humedad del ambiente pegada en la piel adhiriendo a ella su ropa pestilente. No sabía cuánto llevaba en aquel sitio ni el motivo por el cual se encontraba allí. El tiempo había pasado a ser un ente deformable, en el que no se distinguían los minutos de las horas o los días. 

Leer más.