La extracción

Ilustración por Jeremy Fenske

Por Oscar Valentín Bernal

1

Yo tenía cinco años cuando llegaron a nuestro mundo, surgidos de la oscuridad de la nada. Nadie sabe quiénes son, ni qué método utilizaron para venir hasta aquí. Los estudiosos del universo no detectaron nada inusual acercándose a nuestro planeta ni ninguna clase de señal hasta el día en que ya estaban sobre nosotros. Fue como si simplemente hubiesen abierto una puerta y cruzado desde alguna otra parte, un sitio tan lejano que nosotros ni siquiera éramos conscientes de su existencia.
Unas gigantescas estructuras de forma piramidal compuestas de un material similar al diamante, con varios cientos de kilómetros de extensión, se materializaron de pronto por todo el mundo, sepultando bosques, montañas, campos y ciudades. Se dice que los gobiernos del mundo intentaron reaccionar, pero fue inútil, pues en el preciso momento en el que ellos aparecieron, liberaron una especie de pulso que dejó inutilizados todos los aparatos eléctricos sobre la faz de la tierra. En un instante todos los aviones que se encontraban en el cielo se vinieron abajo sin control, las computadoras y teléfonos quedaron reducidos a pedazos de plástico inservibles. Todas las vías de comunicación, radares y vehículos que requerían de componentes electrónicos vitales para su funcionamiento, no volvieron a servir jamás.

Leer más.