The Boys: nunca conozcas a tus héroes

Por S. Bobenstein

En la década de los 80, Alan Moore, Dave Gibbons y John Higgins publicaron Watchmen, una novela gráfica en la que el tema de los superhéroes es tratado con total seriedad y puesto en perspectiva desde el contexto sociocultural de la década, así como desde una óptica realista y humana. La historia hace énfasis en la psicología de los personajes, en sus defectos más que en sus virtudes, dejando entrever las posturas filosóficas de cada uno y cómo éstas chocan con la realidad en la que se encuentran inmersos debido a sus intentos por tratar de hacer la diferencia, en una época en la que la humanidad parece estar al filo del colapso; se trata principalmente de una trama contemplativa y reflexiva acerca del tropo de los superhéroes. Tiempo después, Garth Ennis y Darick Robertson llegaron, le inyectaron esteroides y metanfetaminas a la premisa y dieron a luz a The Boys, serie de cómics publicada entre 2006 y 2012 en la que la irreverencia, la hiperviolencia y la crítica social no tienen consideración ni piedad por ninguno de sus objetivos, abordados de maneras brutalmente explícitas. A Amazon le pareció buena idea adaptar el cómic a una serie televisiva, comandada por Eric Kripke, la cual, desde el 26 de julio de este año, ha agraciado nuestras pantallas con una osadía, una frescura y un estilo que se agradece en estos tiempos de severa corrección política.

Leer más.