Miré, y vi un caballo pálido

Miré imagen.jpg

Por S. Bobenstein

La luz crepuscular aún alcanzaba a crear contrastes con la oscuridad de los rincones dentro de la amplia habitación con paredes y piso de roble negro, austera, salvo por algunas piezas de mobiliario, todas del mismo material. Una gentil brisa hacía ondear las cortinas del ventanal, que daba hacia una vasta pradera bordeada por un bosque espeso, cuyas formas no eran más que un muro irregular y oscuro gracias a la iluminación natural de la hora.

La apacibilidad del entorno era rota solamente por destellos y sonidos mecánicos de diversos aparatos conectados a un decrépito anciano, quien ya llevaba meses confinado en su cama: tenía puntas de oxígeno en la nariz, electrodos adheribles pegados en el pecho, un esfigmomanómetro automático en el brazo izquierdo, un oxímetro en su dedo índice de la mano derecha y una sonda para orinar. En los burós al lado de su cama, sólo había frascos y más frascos de medicamentos y material de curación. Otrora había sido un hombre fornido, hábil, bien parecido, en el pico de la capacidad física humana, ahora prácticamente era sólo piel y huesos con algunos cabellos ralos en la cabeza. Desde que sus órganos empezaron a fallar, uno por uno, sabía que la muerte era inminente, sin embargo, no tenía ningún deseo de apresurarla. Esperaría todo lo que hiciera falta hasta que viniera a reclamarlo. Después de todo, la muerte y él ya habían cruzado sus caminos en ocasiones pasadas y jamás lo alcanzó, ¿por qué, al final de su vida, se entregaría fácilmente?

Leer más “Miré, y vi un caballo pálido”

El Cataclista

Cataclista imagen

Por S. Bobenstein

—¡Maestro!, ¡maestro!, ¡despierte! —gritó el aprendiz, entre accesos de tos.

El muchacho movía a su mentor, quien se encontraba tirado en el suelo, inconsciente. Alrededor de ellos había libros y artefactos regados por el suelo, unos rotos, otros íntegros, todos ausentes de sus repisas y libreros. Una espesa niebla con tenue brillo rojizo se esparcía por la sala y dificultaba ver incluso la mano delante de la cara.

Leer más “El Cataclista”

Érebo

Érebo imagen 2.jpg

Por S. Bobenstein 

Yo vi al Diablo, ese antiguo adversario. No me refiero al hombre rojo con cuernos y patas de cabra, no me refiero a Satanás, Iblis, Angra Mainyu ni Apofis. Hablo de aquello que repta y se escurre por los confines ocultos de la Creación, constantemente acechando, amenazando a cada paso que damos, aquello que nos paraliza y nos llena de asombro y temor cuando lo encontramos. La amígdala del sistema nervioso nos advierte sobre eso, pero el espíritu vacila ante su presencia. Yo me encontré con el Diablo y lo descubrí en el metro de Londres.

Leer más “Érebo”